OIMAKU de la tele de ocho botones

OIMAKU de la tele que teníamos en el salón cuando tenía cinco años. Era marrón, enorme, y tenía ocho botones para ocho canales. No tenía mando y te tenías que levantar para cambiar de cadena. Me encantaba apretar aquellos botones y oír cómo sonaban. Clac-clac-clac.