OIMAKU del collar de monedas de cinco duros

OIMAKU del collar que se hizo mi padre con monedas de veinticinco pesetas pasando un cordel por el agujero que tenían en el centro. Al final, consiguió enhebrar tantas que el collar pesaba horrores. Hubiera sido un suicido siquiera pensar en colgárselo del cuello.