OIMAKU de las lagartijas

OIMAKU de cuando, de pequeño, buscaba lagartijas para arrancarles la cola y ver cómo, una vez amputada, seguía moviéndose. Ahora parece que hayan desaparecido, como una moda del siglo pasado.