OIMAKU de Currutaco y Papachón

OIMAKU de la novela Currutaco y Papachón que nos hicieron leer en el colegio. Era de un tipo gordo que tocaba el violín y de un niño delgaducho. No soy capaz de recordar la trama. Lo único que guardo a fuego marcado en las meninges es el insoportable hastío que me provocó tener que leérmela. Menudo castigo, menudo bodrio.